Satellite

Galería de Fotos NASA LANDSAT - Sunt Viajes. Egipto

 

A vista de satélite, Egipto aparece como una extensión blanca y amarilla seccionada por una vena azul oscuro que hacia el final se abre en forma de abanico para salir al mar. La totalidad del país alcanza el millón de kilómetros cuadrados, pero sus milenios de civilización, historia y monumentos se hallan embutidos en esta única línea de vida, el valle del Nilo.

El Nilo, con dos nacimientos paralelos en África oriental que convergen en Sudán, recorre 6.650 km. antes de desembocar en el Mediterráneo. Desde Asuán y hacia el norte, el río ocupa un valle parecido a una trinchera con un fértil entorno de tierra agrícola que va aumentando su anchura hasta unos 19 km. Es éste el regalo del Nilo. Cada año, y como resultado de las lluvias en la altiplanicie etíope, el río empieza a crecer a comienzos de Mayo y alcanza su nivel máximo en Agosto. El valle del Nilo solía inundarse todos los años en Septiembre hasta que se construyó la primera presa de Asuán en 1902. Cuando se retiraba, unas semanas más tarde, dejaba una espesa capa cenagosa de rico suelo en el que los campesinos podían sembrar. “Estas gentes obtienen cosechas con menos trabajo que en cualquier otra parte del mundo”, escribió el geógrafo griego Herodoto en el siglo V a.C.

El delta, el rico abanico llano y verde brillante que se extiende al norte de El Cairo, lo formó el Nilo al dividirse en siete brazos, aunque ahora sus aguas se concentran en dos: el ramal de Damietta, al este, y el de Rosetta, al oeste. Abrumada por la tarea de alimentar a todo el país, esta tierra se encuentra entre las más intensivamente cultivadas del mundo. Se obtienen tres cosechas al año y los principales productos son el algodón, el maíz, el arroz y el trigo. El clima también favorece una amplia gama de frutas y verduras, desde judías verdes a uvas o palmeras cuajadas de dátiles. Un viaje en tren por el delta resulta como un paseo por los inmensos y abundantes jardines del Edén.

Resulta impactante ver la división entre la tierra cultivada y el desierto a lo largo del valle del Nilo. No se trata de una transición gradual, sino de una definida línea, verde por un lado y amarilla por el otro. Los cultivos terminan, hay un pequeño momtón de tierra y enseguida domina la arena. En realidad, Egipto es una gran altiplanicie desértica dividida de forma desigual entre el inmenso Desierto Occidental y el Oriental.

National Geographic

Galería de Fotos Alberto Fernández de Agirre

Galerías Egipto

Galería de Fotos Gizah, Saqqara & Dahshur

Galería de Fotos Oasis

Galería de Fotos Nuestros Viajeros

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies